Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Confianza y asertividad

Relaciones con las personas > Negociación

La asertividad es la capacidad de decir sin miedo lo que uno siente teniendo en cuenta:

  • cómo hacerlo,
  • analizando la situación
  • llevando a cabo la mejor reacción ante el problema la cual dará satisfacción tanto al individuo, como a los que participan en el suceso.


La
conducta asertiva es una forma de expresar ante los demás, entre otros, el derecho a:

• expresar nuestras ideas y emociones
• usar nuestro tiempo, cuerpo y dinero como queramos

• decidir cuándo si podemos o no ayudar a alguien
• preguntar y pedir ayuda cuando lo consideremos necesario

• cambiar de ideas, pensamientos y formas de actuar
• dejar de sentirnos inferiores y comenzar a lograr el éxito


La
asertividad o conducta asertiva nos ayuda también a tener la capacidad negociar de forma correcta con los que nos rodean, basado en lo que deseamos transmitir de forma correcta y sin ser tímido o agresivo. Es una técnica para comunicar y modificar la conducta de otros a través de la negociación de forma asertiva. La persona que aborda una situación con asertividad tiene más posibilidades de lograr una solución satisfactoria para ella y para los demás.

La
asertividad no tiene siempre como resultado la ausencia de conflicto entre las dos partes; pero su objetivo es la potenciación de las consecuencias favorables y la minimización de las desfavorables.

NO HAY ASERTIVIDAD SIN CONFIANZA Y AUTOESTIMA
Si no hay confianza o autoestima no puede haber
asertividad, puesto que para demostrar nuestros derechos a través de la conducta asertiva se necesita la confianza en nuestras propias creencias, habilidades y metas; así como respetarnos a nosotros mismo y creer que somos capaces de hacer lo que nos proponemos. La confianza depende de nuestra formación social desde muy pequeños. Si desde la infancia aprendemos a confiar en nosotros, la asertividad se irá reforzando con el tiempo, así como la autoestima.

Es muy importante saber aceptar los fracasos. Crear una mentalidad
asertiva es útil para reponerse de las perdidas y no perder la confianza sino más bien aumentarla. La asertividad nos dice que tenemos el derecho a equivocarnos y a recuperarnos de los fracasos.

Nos debemos inculcar de forma gradual y sistemática la confianza, la autoestima y la conducta
asertiva en todo. Nunca pasar sobre nadie ni dejar que pasen sobre uno, decir SI o NO cuando se desee sin ser influenciado por los demás, pensar claro y con fe en nuestro propio ser, respetando las ideas de los otros, pero siempre anteponiendo la convicción que de la mejor solución basada en el mutuo respeto de las partes.

CAUSAS DE LA FALTA DE ASERTIVIDAD
La
asertividad evoluciona, su raíz es la interacción y la experiencia a través de formación social de cada individuo, que debilitan o refuerzan tanto su confianza como su autoestima a lo largo de su existencia.

Desde la infancia definimos los rasgos que más adelante nos distinguirán de otros individuos, nuestro carácter, personalidad, ideales, creencias, miedos, defectos, todo esta mezcla de características están entrelazadas formando lo que se conoce como un ser humano, cada pensamiento de cualquier persona tiene un fundamento y se basa en todas estas características, la idea de ser o no ser capaz de algo también está fundamentado en ellas, por lo cual tanto la autoestima, la confianza y por ende la
asertividad dependen de lo mismo. La falta de asertividad por tanto es parte de la decadencia o debilidad de las características básicas del carácter, pero también la falta de un ideal o meta, generan pérdida de autoestima y asertividad.

Si no tenemos bases como un ideal o una meta nuestro carácter es débil, pues estos alicientes abonan la confianza en nosotros para lograr los objetivos, o la para cumplir con nuestra ideología, generando
asertividad respecto a nuestros propósitos; significa en si decir de frente y sin temor en que se cree y hacia donde se desea ir, sin que nadie mas interfiera, esto no es más que demostrar nuestros derechos como seres pensantes a través de la conducta asertiva.

Muchos son los factores que afectan la falta de
asertividad, pero los más importantes son:

• Falta de carácter
• No tener metas ni objetivos
• Falta de confianza en nuestras habilidades
• Depender siempre de otros
• No tener fuerza para expresar nuestros derechos
• No aceptar que nos podemos equivocar
• Falta de creencias e ideologías
• Poca astucia para afrontar los retos.
• Ajustar nuestro carácter al de los demás, solo para ser aceptados


ESTRATEGIAS PARA SER MÁS ASERTIVO
Tener buen concepto de sí mismo. Mucha gente no es
asertiva porque carece de autoestima. Es importante recordarse a sí mismo que se es tan importante como los demás y tomar en serio las propias necesidades.

Planificar los mensajes. Conseguir que todos los hechos y puntos estén aclarados con antelación, confeccionando notas de referencia si la situación lo permite. Esto ahorra tiempo, produce confianza y puede disminuir la intimidación por parte de los demás.

Ser educado. Enfadarse provoca confusión en uno mismo y hace que los demás vean al individuo débil, histérico y con una baja credibilidad. Hay que recordar que se deben tomar en consideración los puntos de vista de los demás y comunicarles que se entiende su punto de vista. Negar o ser testarudo no suele funcionar a largo plazo. Es mejor guardar la calma y educada, pero firmemente, exponer la opinión propia.

Guardar las disculpas para cuando sean necesarias. No se debe pedir excusas, a menos que sea necesario hacerlo. Si se reservan las disculpas para cuando sean apropiadas, no se disminuirá ni su valor ni el propio, y los demás tomarán al individuo en serio para otros asuntos.

No arrinconar a los demás. El hecho de hacer esto habitualmente provocará cólera y resentimiento, lo cual siempre dificulta las relaciones. Si uno se quiere asegurar la cooperación de los demás, siempre hay que proporcionar una salida, (si ésta es posible, la que a uno le convenga). Hay que esbozar las consecuencias constructivas de tal alternativa para los demás y para uno mismo.

Nunca recurrir a las amenazas. Si se responde a cualquier injusticia con fuertes amenazas, la credibilidad y la cooperación que se pretenden desaparecerán. Una afirmación tranquila de los pasos que se está dispuesto a seguir es mucho más eficaz. También si se afirma que se seguirán una serie de pasos, hay que asegurarse de hacerlo, para que así las respuestas de uno sean tomadas en serio en el futuro. Al igual que las promesas, nunca amenace si no va a cumplir dicha amenaza. Aceptar la derrota cuando sea necesario. La aserción comporta aceptar la derrota con elegancia, en buenos términos con el otro. Los malos sentimientos saldrán más tarde. Si se le ve aceptar situaciones cortésmente tras una discusión, la gente le respetará más. A nadie le gusta ser un mal perdedor.

33 MANERAS DE CONQUISTAR EL MUNDO. DAVID LIEBERMAN

E-BOOK --- LIBRO ELECTRONICO

Estrategias de comportamiento que le permitirán tener el control en las distintas situaciones de la vida e influir positivamente en las personas que lo rodean.


-???- | -???-