Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


François de la Rochefoucauld

Pensamiento de Occidente > Francia

Moralista francés, nacido en París. Desempeñó un papel activo en la vida de la Corte, la política de Luis XIII y Luis XIV. Participó en las intrigas cortesanas y tuvo relaciones íntimas con distinguidas damas de la nobleza. Amplió Su horizonte intelectual gracias a su amistad con Marie de Rabutin-Chantal, marquesa de Sévigné. Fue autor de un destacado volumen de Memorias (1662). Su fama literaria reside principalmente en sus Reflexiones o sentencias y máximas morales (1665), un libro que contiene unas 700 máximas, mundanas pero morales, en las que analiza las motivaciones y la psicología del ser humano. Su claridad y profundo significado, así como el ingenio y el talento epigramático de La Rochefoucauld, no han sido superados en la literatura francesa.

MÁXIMAS. FRANÇOIS DE LA ROCHEFOUCAULT
E-BOOK - LIBRO ELECTRONICO GRATIS

Este libro consta de 641 máximas breves y condensadas. Ofrecen una sabiduría cortesana con cierto matiz escéptico sobre la vida y las relaciones entre las personas. De todas formas, sus ideas tienen un gran sentido común y siguen tan vigentes como cuando se escribieron.


Si juzgamos el amor por la mayor parte de sus defectos, se parece más al odio que a la amistad.
Es más vergonzoso desconfiar de los amigos, que ser engañado por ellos.
Ningún disfraz puede ocultar el amor durante mucho tiempo, ni puede fingirlo, si no hay amor, durante mucho tiempo.
Hay héroes del mal, lo mismo que del bien.
A menudo nos avergonzarían nuestras grandes acciones si el mundo se diera cuenta de los motivo que las produjeron.
Hay una cosa que no se entiende bien: Una mujer ama a dos hombres y ellos dos no se pueden ver; un hombre ama a dos mujeres y tampoco se pueden ver ellas dos. Parece que no tendría que ser así.
Es muy difícil que dos que ya no se aman, riñan de veras.
La razón por la cual los amantes nunca se cansan de hablar es porque hablan de ellos mismos.
Lo que nos hace amar las nuevas amistades, más que la fatiga que nos producen las viejas o el placer cambiar, es el fastidio de no ser admirados por los que ya nos conocen mucho, y la esperanza de serlo más por los que nos conocen menos.
La intención de no engañar nunca nos expone a ser engañados muchas veces.
No hay más que una clase de buen amor; pero hay mil copias diferentes.
La duración de nuestras pasiones es tan independiente de nosotros, como la duración de la propia vida.
No se desprecia a todos los que tienen vicios; pero se desprecia a todos los que no tienen ninguna virtud.
El que refuta una alabanza merece ser alabado dos veces.
A los viejos les gusta dar buenos consejos, para consolarse de no poder dar malos ejemplos.
En la adversidad de nuestros mejores amigos, encontramos siempre algo que no nos disgusta.
Pasa con el verdadero amor como con los aparecidos; todo el mundo habla de ellos, pero muy pocos los han visto.
Por lo general nos aburren aquellas gentes con las que no nos está permitido aburrirnos.
La ausencia disminuye las pasiones pequeñas y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las bujías y aviva las hogueras.
Todos se quejan de su memoria, ninguno de su juicio.
La gloria de los hombres se ha de medir siempre por los medios de que se han servido para obtenerla.
Nunca somos tan felices, ni tan infelices como pensamos.
La fortuna no parece tan ciega a aquellas personas que nunca han recibido sus favores.
Es la prerrogativa de los grandes hombres tener sólo grandes defectos.
La filosofía triunfa fácilmente de los males pasados y de los males futuros, pero los males presentes triunfan de ella.
La inocencia no encuentra protección en la culpabilidad.
Es más fácil conocer la universidad en general que al hombre como individuo.
Se dan buenos consejos, pero no se da juicio para sacar provecho de ellos.
A veces damos consejos, pero no enseñamos con nuestra conducta.
Las personas afortunadas se corrigen poco. Creen tener siempre razón mientras la fortuna sostiene su mala conducta.
En los celos hay más amor propio que amor.
Es más fácil ser sabios con otros que con nosotros mismos.
La gratitud de la mayoría de los hombres no es sino anhelo secreto de recibir mayores beneficios.
Los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera del alcance de ellos.
Es posible encontrar mujeres que no hayan tenido nunca aventuras; pero es muy raro encontrar que no hayan tenido más de una.
Querer conservar la salud siguiendo un régimen demasiado riguroso es una enfermedad irritante.
Poca gente domina el arte de saber envejecer.


LA SABIDURIA SECRETA DE MAQUIAVELO. CARLOS MARTIN PEREZ

Todos conocemos la expresión “maquiavélico” y la asociamos a algo malvado, retorcido y astuto. En realidad, la obra de Maquiavelo nos desvela los secretos de los juegos de poder. Aquí podrá leer sabios consejos intemporales sobre la naturaleza humana, el gobierno de los hombres, cómo actúa la diplomacia y cómo vencer en un conflicto. Sabrá cómo enfocar y resolver problemas cotidianos, así como conocer facetas de la psicología humana que no son políticamente correctas.
Descargar parte del libro


-???- | -???-