Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

-???-


Astucias de Aníbal

Estrategias de Occidente > Estrategias geniales


En un momento dado, Aníbal decidió iniciar la retirada buscando un buen lugar en donde pasar el invierno eligiendo la llanura al pie mismo de las montañas cosa que alegró mucho al romano pues el lugar era perfecto para vencer al cartaginés ya que la única salida que les quedaba sería por los desfiladeros en cuyos pasos él puso centinelas mientras se preparaban para atacarles al día siguiente.

Pero Aníbal se dio cuenta de su metedura de pata al elegir el sitio de acampada y no tardó en idear una estratagema para salir victorioso de esa ratonera en la que él mismo se había metido. Y esto es lo que hizo según los textos de Polibio:

“Llamó a Asdrúbal, el jefe de sus servicios de intendencia y le encargó que a toda prisa atara el máximo número posible de haces de leña seca, fuera la que fuera; debía elegir, además, de entre los bueyes de labranza cogidos en el botín, unos dos mil de los más vigorosos y agruparlos delante del campamento. Hecho esto, reunió a los soldados de intendencia y les indicó una prominencia que estaba entre su propio campamento y los desfiladeros por los que se disponía a hacer la marcha; les ordenó que cuando se diera la contraseña dirigieran con fuerza y energía a los bueyes hasta que llegaran a las alturas. Después mandó cenar a todo el mundo y retirarse a descansar hasta que llegara el momento.


Busto de Aníbal Barca

Al caer la tercera vigilia de la noche hizo salir a los de la intendencia y les indicó que ataran los haces a los cuernos de los bueyes. Lo hicieron rápidamente, porque eran muchos hombres, entonces mandó prender fuego a los haces, azuzar a los bueyes y dirigirlos hacia las cimas. Detrás de los de la intendencia dispuso a los lanceros, con la orden de ayudar algo a los que dirigían a los bueyes; cuando los animales hubieran emprendido la primera carrera ellos debían correr a ambos lados y con gran griterío ocupar las crestas, para prestar ayuda y trabar combate con el enemigo, si por casualidad se disputaban aquellas alturas. Simultáneamente él situó sus fuerzas, primero las pesadas, detrás de ellas su caballería, a continuación el botín y finalmente a los iberos y a los galos. Así se dirigió a los desfiladeros y a las salidas.

Los romanos que custodiaban los desfiladeros, así que vieron las llamas avanzar hacia las cumbres, creyeron que Aníbal se lanzaba por allí. Abandonaron el paso difícil y se fueron a apoyar a los de las crestas. Al acercarse a los bueyes, las llamas les pusieron en apuros, pues se imaginaron y creyeron que sucedía algo peor de lo que en realidad pasaba. Cuando llegaron los lanceros, se estableció entre ambos bandos una ligera escaramuza: los bueyes se lanzaron en medio y los dos bandos quedaron en las crestas, pero separados y se mantuvieron esperando el día, porque no alcanzaban a comprender lo sucedido.


Estatua que representa a Aníbal contando
los anillos de los romanos caídos en Cannas.


Quinto Fabio, perplejo ante los acontecimientos decidió según su propósito inicial a no jugarse nada al azar ni a entablar una batalla decisiva, permaneció inactivo en su campamento y aguardó al día. Entonces Aníbal, puesto que las cosas le habían salido según sus cálculos, hizo pasar sin riesgo por los desfiladeros a sus tropas con el botín puesto que los defensores de las angosturas las habían abandonado.”

Fuente:
leodegundia.blogspot.com/2010_06_01_archive.html

El Arte de la Guerra y la Estrategia


Estrategias desde la antigüedad hasta el presente explicadas de forma sencilla.

- Cómo vencer sin luchar.
- Estrategas y estratagemas.


Este libro sobre el arte de la guerra y la estrategia le va a ser muy útil porque trata sobre la lucha y el conflicto. Puesto que a lo largo de nuestra existencia
todos entramos en pugna con otras personas, es bueno conocer la estrategia para resolverlos. La estrategia preferible de hacerlo es la negociación, pero no siempre funciona.

Si elige participar en un conflicto, lo mejor es ganar cuanto antes con el mínimo daño propio y a ser posible, del adversario.

Descargar Demo Libro PDF


-???- | -???-