Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


Las 48 leyes del poder. Ley 29 PLANIFIQUE SUS ACCIONES DE PRINCIPIO A FIN

Estrategias de Occidente > Las 48 leyes del poder. Robert Greene > Las 48 leyes del poder. Robert Greene 25-36

Un final brillante constituye el corolario que da énfasis a todas sus acciones. Planifique su camino teniendo en cuenta todas las consecuencias posibles, todos los obstáculos y todos los giros del azar que puedan incidir de manera negativa sobre su trabajosa elaboración y otorgar la gloria a otros. Planificar todo un proceso, de principio a fin, evitará que lo abrumen los factores negativos y le permitirá saber con exactitud cuándo detenerse. Maneje la fortuna con cuidado y determine el futuro planificando a largo plazo.


Cursos

Cursos, Masters, Oposiciones, Carreras Universitarias, Cursos Subvencionados y Programas formativos

Lenguaje corporal

El lenguaje silencioso que nunca miente explicado de forma fácil y sencilla.


Seducir y enamorar

¿Sabes todo sobre la seducción? Si te gusta seducir, esto te interesa. Ahora puedes descubrir todos los secretos para seducir.


Poder mental

Ni te imaginas lo que tu mente puede hacer por ti. Hipnosis, concentración, sueño, relajación, meditación, grafología, PNL...



Liderazgo y rendimiento

Las 21 leyes sobre liderazgo, los 7 hábitos de la gente realmente efectiva, el 8º hábito, método DAFO, la pirámide de Maslow, ...


Relaciones con las personas

Cómo conocer a las personas y relacionarte con ellas, ganar verdaderos amigos, técnicas de Persuasión y de Negociación, entrevista de trabajo, aumentar tu confianza y asertividad, ...


Finanzas personales

Cancelar deudas, ahorrar, ganar mas dinero, invertir, saber usar el dinero y cultura economica y financiera.


Estrategias de Oriente

Todas las tácticas y estrategias de China, Japón y de Asia en general. El Arte de la Guerra enfocado a cómo ganar las batallas cotidianas...


Estrategias de Occidente

Todas las tácticas y estrategias de Occidente en general. Clausewitz, Maquiavelo, Napoleón... Cómo obtener el éxito y salir victorioso


Las 48 leyes del poder. Ley 29 PLANIFIQUE SUS ACCIONES DE PRINCIPIO A FIN


En 1863, el primer ministro prusiano Otto von Bismarck hizo un análisis del tablero de ajedrez del poder europeo en aquel momento. Los principales protagonistas en escena eran Inglaterra, Francia y Austria. Prusia no era más que uno de los estados de la no muy unida Federación Germánica. Austria, el miembro dominante de la Federación, hacía lo posible para que los demás estados alemanes siguieran siendo débiles, divididos y sumisos. Bismarck creía que Prusia estaba destinada a ser algo más que un simple lacayo de Austria.

Por lo tanto, jugó de la siguiente manera: como primer paso, inició una guerra con la humilde Dinamarca, a fin de recuperar las tierras de Schleswig-Holstein, que antes habían pertenecido a Prusia. Sabía que esos amagues de independencia prusiana podían preocupar a Francia e Inglaterra, de modo que comprometió a Austria en la guerra, con la excusa de que recuperaría Schleswig-Holstein para beneficio de ese estado. A los pocos meses, una vez ganada la guerra, Bismarck exigió que las tierras recuperadas fueran incorporadas a Prusia. Los austríacos, por supuesto, se pusieron furiosos, pero luego cedieron: primero aceptaron ceder Schleswig, y un año después vendieron Holstein a los prusianos. El mundo comenzó a ver que Austria se debilitaba y que Prusia ascendía.

El paso siguiente de Bismarck fue el más audaz: en 1866 convenció al rey Guillermo de Prusia de retirarse de la Federación Germánica y, al hacerlo así, declarar la guerra a la mismísima Austria. La esposa del rey Guillermo, su hijo, el príncipe heredero, y los príncipes de los demás reinos alemanes se opusieron con vehemencia a semejante guerra, pero Bismarck, impertérrito, logró forzar el conflicto, y el ejército prusiano, muy superior, derrotó a los austríacos en la brutal y breve guerra de las Siete Semanas. El rey y los generales prusianos querían marchar sobre Viena y anexionarse la mayor cantidad de tierras posible. Sin embargo, Bismarck los detuvo, al presentarse de pronto, como partidario de la paz. Como resultado, logró firmar con Austria un tratado que concedía total autonomía a Prusia y a los demás estados alemanes. Con esto consiguió que Prusia pasara a ser el poder dominante en Alemania y cabeza jefe de la recién formada Confederación Germánica del Norte.

Los franceses y los ingleses comenzaron a comparar a Bismarck con Atila y a temer que planeara dominar otras partes de Europa, pues una vez que hubiera emprendido sus campañas de conquista, no habría forma de saber cuáles serían sus siguientes objetivos. Y, en efecto, tres años más tarde Bismarck provocó una guerra con Francia. En un principio pareció acceder a que Francia se anexionara Bélgica, pero en el último momento cambió de idea. Jugando al gato y al ratón, enfureció al emperador francés, Napoleón III, y predispuso a su propio rey contra los franceses. Nadie se sorprendió cuando, en 1870, estalló la guerra entre ambos países. La nueva Federación Germánica se unió con entusiasmo a la guerra contra Francia, y una vez más el aparato militar prusiano y sus aliados lograron destruir al ejército enemigo en cuestión de meses. A pesar de que Bismarck se opuso a la anexión de territorios franceses, los generales lo convencieron de que Alsacia-Lorena pasara a formar parte de la Federación.

Ahora toda Europa temía el próximo paso que daría el monstruo prusiano, liderado por Bismarck, el "Canciller de Hierro". De hecho, un año más tarde Bismarck fundó el Imperio alemán, cuyo emperador era el rey de Prusia; Bismarck fue nombrado príncipe. Entonces sucedió algo extraño: Bismarck no instigó más guerras. Y mientras las otras potencias europeas establecían colonias en otros continentes, él fijó límites muy estrictos para Alemania en ese aspecto. No quería más tierras para Alemania, sino seguridad. Durante el resto de su vida luchó por mantener la paz en Europa y evitar nuevas guerras. Todo el mundo supuso que Bismarck habría cambiado, que se había tornado más blando con el paso de los años. Lo que no comprendieron era que ése había sido el objetivo final de su plan original.


Las 48 leyes del poder. Ley 29 PLANIFIQUE SUS ACCIONES DE PRINCIPIO A FIN


Hay una razón muy sencilla por la cual la mayoría de los hombres nunca saben cuándo ceder en su ataque: no tienen una idea concreta de su objetivo. Una vez que obtienen una victoria, ansían obtener otras más. Detenerse -apuntar hacia un objetivo y luego atenerse a él- casi no parece humano. Sin embargo, nada es más esencial para obtener y conservar el poder. La persona que va demasiado lejos en sus triunfos genera una reacción que de manera inevitable conduce a la decadencia o la caída. La única solución consiste en planificar a largo plazo. Es necesario prever el futuro con la misma claridad con que lo hacían los dioses del monte Olimpo, que miraban a través de las nubes y veían el final de todas las cosas.

Desde el primer momento de su carrera política, Bismarck tuvo un solo objetivo: formar un Estado alemán independiente, liderado por Prusia. Instigó la guerra con Dinamarca no para conquistar territorios sino para exacerbar el nacionalismo prusiano y unir al país. Incitó a la guerra con Austria sólo para ganar la independencia prusiana. (Por ese motivo se negó a anexionarse territorios austríacos.) Y fomentó la guerra con Francia para unir los reinos alemanes contra un enemigo común y, de esa forma, prepararlos para la formación de un imperio alemán unido.

Una vez logrados estos objetivos, Bismarck se detuvo. Nunca permitió que los triunfos se le subieran a la cabeza, nunca le tentó el canto de sirena de pretender más. Sostuvo con firmeza las riendas del imperio, y cuando los generales, o el rey, o el pueblo prusiano exigían nuevas conquistas, los frenaba. No permitiría que nada arruinara la belleza de su creación, y por cierto no permitiría que una falsa euforia impulsara a quienes lo rodeaban a intentar ir más allá del objetivo final que él había planeado con tanto cuidado.

La experiencia nos demuestra que, si uno prevé de lejos los objetivos que quiere alcanzar, es posible actuar con rapidez cuando llega el momento para hacerlos realidad
. Cardenal Richelieu

El Arte de la Guerra y la Estrategia


Estrategias desde la antigüedad hasta el presente explicadas de forma sencilla.

- Cómo vencer sin luchar.
- Estrategas y estratagemas.


Este libro sobre el arte de la guerra y la estrategia le va a ser muy útil porque trata sobre la lucha y el conflicto. Puesto que a lo largo de nuestra existencia
todos entramos en pugna con otras personas, es bueno conocer la estrategia para resolverlos. La estrategia preferible de hacerlo es la negociación, pero no siempre funciona.

Si elige participar en un conflicto, lo mejor es ganar cuanto antes con el mínimo daño propio y a ser posible, del adversario.

Descargar ahora Demo del Libro en PDF

LA SABIDURIA SECRETA DE MAQUIAVELO

Ahora puedes conocer todos los conocimientos que ocultaba en su obras

Carlos Martín Pérez


Todos conocemos la expresión “maquiavélico” y la asociamos, en el mejor de los casos, a algo malvado, retorcido y astuto. En realidad, la obra de Maquiavelo nos desvela los secretos de los juegos de poder.

Descargar Demo Libro PDF


En este libro podrá leer sabios consejos intemporales de Maquiavelo sobre la naturaleza humana, el gobierno de los hombres, cómo actúa la diplomacia y cómo vencer en un conflicto.

Como Maquiavelo, sabrá cómo enfocar y resolver problemas cotidianos, así como conocer facetas de la psicología humana que no son políticamente correctas.

Entenderá la mente de Maquiavelo


Sencillo, fácil y explicado con ejemplos

Lo lees y ya lo practicas


-???- | -???-