Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

 

 

EL ARTE DE LA ESTRATEGIA

Puedes seguirnos en:

-???-


El Arte de la Guerra. Batalla de Cannas

Videos de estrategia y mente > Estrategia de Batallas

LA BATALLA DE CANNAS

La táctica empleada por Aníbal en la Batalla de Cannas pasó a la historia como modelo militar y es estudiada en las academias militares por su innovación, atrevimiento y resultado.

Roma reunió un ejército de 80000 infantes y 6000 jinetes, compuesto a partes iguales por ciudadanos romanos y aliados itálicos. A su frente colocados Paulo Emilio y Terencio Varron, que se repartían el mando en días alternos.

Este ejército descomunal, en el que estaba la flor y nata de la aristocracia romana se dirigió al encuentro de Aníbal en la llanura de Cannas. Los contendientes tomaron posiciones mientras median sus fuerzas en algunas escaramuzas. Entre los dos cónsules romanos habían surgido diferencias, Paulo Emilio, con mayor experiencia era partidario de evitar una batalla en campo abierto, en la que la caballería cartaginesa tendría una gran ventaja. Pero Varron sabiendo que su infantería duplicaba a la cartaginesa, prefería un ataque frontal y masivo, y al corresponderle el mando el dos de agosto decidió desencadenar la batalla.

Los cartagineses contaban con un ejercito de 40000 infantes y 10000 jinetes.

Varron dispuso a sus tropas a la manera clásica romana, una línea de velites en vanguardia que precedía a la masa de la infantería pesada, formada en tres líneas consecutivas. La infantería estaba flanqueada por la caballería romana a la derecha y la de los aliados itálicos a la izquierda. Frente al despliegue romano, Aníbal dispuso una línea convexa formada por la parte más débil de su ejército, la infantería ligera ibera y celta. Aníbal sabia que no podrían oponerse a las legiones romanas, pero su idea era muy diferente.

El general cartaginés reforzó los extremos de esta línea con la infantería pesada africana, que impediría cualquier intento romano de envolver la línea cartaginesa. A su izquierda 6000 jinetes celtas e iberos, mandados por Asdrúbal, se enfrentarían a la reducida fuerza de Paulo. Mientras, los 4000 numidas del jefe de la caballería cartaginesa, Maharbal, se medirían con las fuerzas de Varron.
La infantería cartaginesa resistió el ataque de las legiones, retrocediendo lentamente hasta convertir el inicial despliegue convexo en una concavidad en la que se iban acumulando cada vez más legionarios, un embudo mortal que volvía inútil su fuerza. En las alas, la caballería de Asdrúbal derroto con rapidez a la de Paulo, dispersándola, mientras los jinetes de Maharbal acosaban a los de Varron. Los hombres de Asdrúbal atacaron por la retaguardia a la caballería romana, derrotándola. Entonces unidos a los jinetes que comandaba Marhabal, ocuparon la retaguardia de las legiones que, en su ciego impulso hacia delante, habían pasado de largo de la infantería pesada cartaginesa que ahora les atacaba por los flancos. El resultado es que ahora las legiones romanas tenían a la infantería cartaginesa atenazándoles, a la caballería cartaginesa atacándoles por la retaguardia y a la infantería pesada punica atacándoles por los flancos.

Completamente rodeadas, el ejercito romano fue exterminado a lo largo de toda la jornada. Los cartagineses no pensaron en hacer prisioneros y los romanos no se rindieron en masa. Varron escapo, pero Paulo, los cuestores de ambos cónsules, 29 tribunos militares y 80 patricios con rango senatorial se contaban entre los muertos. El desastre fue tan grande que la sexta parte del total de hombres que Roma tenia en armas en todos los frentes de sus guerras murieron en un solo día.

Aníbal no marcho contra una indefensa Roma, y este es uno de los enigmas de la Historia. Pero la batalla de Cannas paso a la Historia como modelo de estrategia militar y de cómo un ejercito bien dirigido podría derrotar oponentes superiores y mas poderosos. Aníbal ha pasado a la historia como uno de los generales más brillantes y su estrategia ha sido imitada a lo largo de la historia.

Las bajas romanas se sitúan por encima de las 30000.

LA TACTICA DE ANIBAL

Aníbal, según Polibio, planteo así la batalla, “A su izquierda, junto al río, coloco la caballería ibera y celta, frente a los jinetes romanos; inmediatamente la mitad de la infantería pesada africana y, a continuación de esta, la infantería ibera y celta. A su espalda coloco a la otra mitad de los africanos y, finalmente en el ala derecha formo la caballería numida. Aníbal hizo avanzar el centro ibero-celta hasta formar una media luna, con la intención de emplearlos en lo mas duro el choque, manteniendo a los africanos como reserva, estos iban armados como los romanos, pues habían adoptado las armas arrebatadas a los romanos en las batallas de Tesino, Trebia y Trasimeno. En cambio el escudo de los iberos y de los celtas era muy parecido, no así las espadas, pues las de los iberos podían herir lo mismo de punta que de filo, pero las de los celtas servían únicamente para atacar de tajo y contando con cierta distancia, por eso Aníbal los sitúa de forma alterna para que se complementen. Los celtas combatían desnudos, los iberos cubiertos con túnicas de lino de color púrpura.

LAS CLAVES DE LA VICTORIA

Primero, en el planteamiento de la batalla entre las colinas y el río, forzando, por un lado, un frente estrecho donde los romanos no pudieran hacer valer su gran superioridad numérica; por otro, ideando una táctica en el que el propio empuje de las legiones de Roma fabricase la bolsa donde habían de quedar encerradas.

Segundo, en el empuje de la caballería pesada de iberos y celtas, mandadas por Asdrúbal, hijo de Lacon. Tras salvar una feroz resistencia, iberos y celtas quebraron la resistencia de la caballería romana y la dispersaron; volvieron luego, sobre la caballería aliada, que formaba el ala izquierda de Roma a la que no habían podido vencer los numidas de Maharbal y la dispersaron, en la tercera fase de su acción, dejando la persecución de la caballería romana a Marhabal, cargaron sobre la retaguardia de las legiones, causando en ella una matanza.

Y tercero, en la resistencia presentada por iberos y celtas a las legiones romanas, que les duplicaban en número, pero no podían desplegarse por lo angosto del frente de batalla. La infantería ligera de Aníbal cedió el terreno lentamente, metiendo en una mortífera trampa a los legionarios. Aníbal estimaba que su actuación constituía el centro de su
estrategia, tanto que las arengo personalmente antes del combate y se hizo cargo del mando de esas tropas, dirigiendo la batalla en su retaguardia.

A pesar de la victoria Aníbal no acabo personalmente con Roma, ¿Por qué? Creo que esperaba que Roma fuera destruida por sus aliados conquistados a la fuerza, que le pagaran con la misma moneda con que Roma les pago al conquistarlos, pero no fue así y Roma mantuvo sus apoyos y pudo rehacerse y acabar con Aníbal, el hombre que estuvo a punto de destruir el ultimo gran Imperio de la Antigüedad.

El Arte de la Guerra y la Estrategia


Estrategias desde la antigüedad hasta el presente explicadas de forma sencilla.

- Cómo vencer sin luchar.
- Estrategas y estratagemas.


Este libro sobre el arte de la guerra y la estrategia le va a ser muy útil porque trata sobre la lucha y el conflicto. Puesto que a lo largo de nuestra existencia
todos entramos en pugna con otras personas, es bueno conocer la estrategia para resolverlos. La estrategia preferible de hacerlo es la negociación, pero no siempre funciona.

Si elige participar en un conflicto, lo mejor es ganar cuanto antes con el mínimo daño propio y a ser posible, del adversario.

Descargar Demo Libro PDF


-???- | -???-